Colaboración # La canción de Penélope por Nieves Chillón

Colaboración # La canción de Penélope por Nieves Chillón

Como el oscuro cofre cae al mar,
así los nueve libros de tu cuerpo.

Regresan los soldados, cantan.

Mi manto es púrpura,
en la casa silencio y oleaje:
una tinaja arrojada con fuerza.

….

Esta noche mi cuerpo son dos lunas
tendido junto al dios metamorfoseado en brisa:
no existe centinela ni muralla
porque su cuerpo es sándalo.

¿Quién puede reprocharnos
ser ofrenda divina cada noche,
arder en sacrificio de amor con condiciones,
satisfacer sagradas voluntades
y que nos sean propicias,
si nos mueve el amor y la promesa
de una espera más dulce
y un regreso más cierto?

Hay días que sonrío al contemplarme.

….
Aristos me embriagó de rojo vino
y también de palabras.
Hay resaca de mar en mi cabeza.

….
Ya vuelven los navíos victoriosos
como un caballo negro por la orilla.

No existen laberintos imposibles
tan sólo perspectivas incorrectas.

Arrojamos los muertos a las olas,
hicimos más amable la agonía,
reímos en la ausencia.

Hoy vuelven los navíos victoriosos.
Se derrama de gozo el mediodía.

….

Con el último hilo
se desvanece el alba
de una duda, en mis pies
deslavazada.

Quién sabe si mañana
de duda vestiré mi desconsuelo
para no dudar más,
y seguiré el camino
del pájaro sin mundo,
la línea aparentemente recta que dibuja
sin detenerse en rectificaciones.

Hoy me visto de días y de noches:
ovillo y sal y brújula,
la rosa de los vientos en el párpado,
y el alfiler azul del horizonte
por toda carta de navegación.

 

….

Nieves Chillón, La canción de Penélope

nieveschillon.weebly.com

CompartirTw.Fb.Pin.
...
Volver

Tu carrito

0

No hay productos en el carrito.

Total
0,00
Finalizar compra
Vacío

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!